la hora MUSICAL- apaga la luz, abre los ojos

miércoles, 26 de octubre de 2011

El hombre que apagó su celular

El hombre que apagó su celular

Había dormido poco y muy mal la noche anterior como para preocuparse por levantarse temprano y asearse como lo hacía regularmente.
Se mojó un poco el pelo y salió a la calle con un piloto sobre los hombros. Sabía que no podía perder un minuto de más. Apenas puso un pie en la vereda sonó un trueno que venía desde muy lejos anunciando la tormenta. A los ocho segundos se vio un gran fogonazo en el cielo. Las primeras gotas le cayeron en la cara, refrescantes, pero en menos tiempo del que tardo en escribirlo el aguacero se derramó por la calle y se hizo intransitable la vereda por el golpe del agua en las baldosas.
Se escabulló en el primer zaguán que se lo permitía y trató de sacar el celular del bolsillo con la mano mojada. Miró el mensaje que acababa de entrar y se lo guardó de nuevo en el bolsillo del piloto.
Miró a ambos lados de la calle y la cruzó en dos trancos sobre el agua, haciendo señas a un taxi que por ahí pasaba para que parara.
Dio la vuelta al auto y abrió la puerta para zambullirse adentro mientras saludaba.
-“Buenos días, puede llevarme a Costanera Sur por favor, a la entrada de la Reserva, gracias.”-
No obtuvo respuesta del conductor así que se acomodó en el asiento trasero para transitar los próximos quince minutos que duraría el viaje hasta su destino final.
Ya no volvería a contestar esos mensajes insidiosos que lo único que buscaban era prolongar una agónica relación que ya había sido llorada y enterrada en la última discusión.
A partir de ahora sólo dedicaría sus pensamientos a dibujar un futuro inmediato más personal y de recuperación de todos los pedazos de si mismo que de aquella ruptura había logrado rescatar.
Así que apagó el celular y cerró los ojos para oír la música incesante de la ciudad.

No hay comentarios: